Madre

Estoy triste, sí. Y no quería escribir hace tiempo para no reconocerlo publicamente, pero asi es claro. Tanto decirle a los niños que tienen que describir sus emociones y exteriorizarlas y nosotros qué sómos, tanques de hierro? pues no. Echo de menos a mi madre, echo de menos sus lentejas, sus abrazos, sus llamadas y su “lauriii”, bueno esto último es lo único que me queda de una serie de largos coletazos que ya no tengo de mi madre. Todos pensamos que el alzheimer es una ancianita en la cama o en la silla, con una sonrisa feliz y sin memoria, y sin embargo el alzheimer es una enfermedad durísima donde el enfermo es duramente cosnciente de que su cuerpo no le responde, que le da órdenes a caminar y el cuerpo no le camina y dónde intenta hablar y dirigirse a alguien y no le salen las palabras, y dónde el enfermo pregunta mil veces “qué me pasa? no sé qué me pasa?” y dónde la familia tiene que aguantar estoicamente insultos y desacreditaciones, con una sonrisa y con paciencia, que se escape de casa y no quiera volver, que le grite a los vecinos que no le da su familia de comer y que compre compulsivamente y nadie sepa como frenar ese autobús de actividad cuesta abajo y sin frenos. Y sí claro, a veces entra la risa (muchas, la verdad sea dicha tambien, que soy como soy!) y a veces se te agota la paciencia de decirle más tonterias que a un niño pequeño para que sonría, para que se le abra el cerebro y se le ilumina, para que se distraiga de ese pensamiento tan nefasto que cruza su cabeza, de darle mimos y cariños porque sabes que eso es lo único que recibe su cerebro ahora sensorialmente y aguantar que te levante la mano sabiendo que esa no es tu madre ya, que tu madre te la ha robado la enfermedad y esa señora es otra persona que te toca cuidar y que te da mucha pena.

Eso es, pena, rabia, tristeza. Eso es el alzheimer.

Por fin es viernes, pero hoy me he levantado triste y ni siquiera sé porqué. Bueno o sí claro, la echo mucho de menos. Tengo el mismo sentimiento como si se hubiera muerto, es curioso pero  prometo que es así. Echo de menos hablar con ella por teléfono y contarle cómo me ha ido el día o si los niños han hecho una tontería nueva o una gracia en el colegio.
Ella está bien de la caída, la fisio nos dijo que no fue descuido de nadie que se cayera, que fue cabezonería suya que se quiso levantar, se olvidó que no podía caminar nuevamente imagino, pero dio dos pasos y se cayó contra la pared, se golpeó en la mejilla derecha y salió rebotada hacia la izquierda contra el suelo. Cayó de rodillas y apoyó la mano, dónde se llevó la mayor parte del golpe.
Todo se ha quedado en un susto.
Y yo estoy triste, porque Alex está suspendiendo en el instituto porque necesita más horas que yo no le puedo dar por estar tan dividida entre casa y los hospitales que no llego a mis niños, porque Guillermo que es un niño de sobresalientes, ha sacado un 5 en inglés porque yo no le pude ayudar a estudiar y porque Vega se despierta todos los dias a las 2h y a las 6h llorando “mamá dónde estás”.
Te sientes desgarrada por dentro sabiendo que tu madre necesita más horas de las que le das y que tu niños necesitan más horas de las que les estás proporcionando.
Por fin es viernes no? alegría! venga sonrisa al mundo. Hoy es viernes verde jade, verde azulina, de esa que entra y te llena el cerebro y el corazón de energía.
y mañana de boda, aunque no me apetezca nada arreglarme, ponerme rulos y tacones y sonreírle a la vida un día más. Porque no tengo dónde dejar a los niños, porque ya no tenemos abuelas, ni familia que se le parezca. Porque los tengo que dejar entre 3 casas divididos, viva los padres de los amiguitos de los niños y luego encima salir corriendo de la boda a media tarde para recogerlos.
Porque me tengo que teñir el pelo y no tengo tiempo, porque no sé si ir a la peluquería hoy o mañana, lo tengo que decidir ya y no soy capaz de tomar una decisión porque no tengo ni idea entre fútbol de Álex, o natación de Guillermo, o Vega llorando “mamá quiero ir contigo” porque la tengo abandonada.
Hoy estoy triste.
Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Xesc

He aprendido: que para evidenciar el amor, tengo que dar un paso atrás para que otros lo sientan. Aunque me duele, pero tengo que aprender a mitigar el dolor porque soy consciente de todo lo que sé y debo dar gracias por todo lo que he aprendido. Que los celosos son los más necesitados de cariño, son los que necesitan su ratito y su espacio, porque sufren mucho, que yo reclamo en mis niños lo mismo que tengo más arriba.

He aprendido: que hay vida después de la muerte. Que hay paz y que hay un cielo precioso.

He aprendido que hay personas con muchas luz. Que hay personas con una energía especial y que siento vibraciones bonitas con esa gente. Que ahora ya sé que la intuición existe, se llama dios, y debo seguirla.

He aprendido que el Ayurveda me ayuda a ser mejor persona. Por dentro y por fuera. Y que he empezado un camino precioso, SIN DUDA.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Mi madre

Tengo recuerdos vagos pero Vega me ayuda a tener muchos más ahora, es muy curioso. La primera vez que me puse clandestina sus zapatos de tacón y al andar por la casa hacía ruido y me sentía Betty Davis con una boa en el cuello. Al darme la vuelta, ella estaba alli sonriendo. Le robaba colonia cuando no me veía pensando que no se daría cuenta y nada más verme, me olía me preguntaba y yo negaba rotundamente que me había puesto su colonia. De ella me llevo que los abrazos de varios segundos transmiten el doble de cariño, la sonrisa, los dientes, ese canturreo en casa y el imposible vivir sin música en casa, el despertar a los demás a besos y caricias, el servir el desayuno corriendo por las mañanas para sorprender a los demás, el comprar para un batallón “por si acaso”, sus canas, su genio, su mal genio :-), su gusto por la costura y el coser. Me fijaba muchísimo en sus pies cuando iba a la peluquería y le pintaban las uñas, me volvía loca esa textura del pintauñas deslizándose de una forma perfecta por su uña, siempre en color rojo. Siempre me reñía por ir descalza, cosa que nunca he perdido ya despues. Siempre me reñía por no estudiar, aún sacando buenas notas, exigiéndome como al que más, cosa que yo hago ahora con los mios. Suya es mi alegría, mi optimismo, mi “no pasa nada”, mi paciencia con los niños, de subirme en todos los trenes sin miedo y siempre con los 3 por delante, no importa ir sola al fin del mundo, porque ella siempre estuvo sola en realidad, recuerdo ese viaje a Madrid con 15 años con una copiosa nevada que ella sólo hizo por mi, para que yo conociera la capital, desde la diferente y bonita Barcelona. Ella siempre venía al sofa cuando me quedaba dormida y me tapaba con una manta, que yo me daba cuenta y me hacía sonreir y quererla aún más. Ella me compraba siempre todo lo que me gustaba para comer, para tenerme contenta: esas pizzas maravillosas que me enseñó a hacer juntas y esos bizcochos que pacientemente me enseñó, los tomates rellenos de arroz, el brazo de patata relleno de carne, las albóndigas tan grandes y con esa impresionante salsa de tomate, …qué bien se te ha dado siempre la cocina. De ti he heredado, o más bien me has impregnado en la piel, el amor por la cocina, la dedicación y el intentar contentar a los demás a través de los platos.

Y mientras, mi padre viajaba y viajaba y apenas lo veíamos, aunque para nosotros era como un super heroe, nunca nos dimos cuenta que la héroe era ella de sacar la casa adelante con tres leones que ninguno quería estudiar y todos ellos intentaban marcar su personalidad, yo sólo danzaba alrededor de ese alboroto. Al igual que danza Vega, apenas sin ruido, sólo con su presencia para dar un beso o un abrazo cuando tus ojos se encuentran con los suyos y entonces le despierta una sonrisa en su cara. Vega es un ángel, mamá, ha irrumpido en nuestras vidas para recordarme todo lo bonito de ti. Traerme la esencia pura de la maternidad y el amor más profundo. Mi madre era mi mejor consejera hasta que cumplí 18 años que me volví independiente de mi vida propia, mi mejor compañera de tiendas, mi madre, mi todo. Enfermera, cuidadora, psicóloga, broker y ahora haciendo lo mismo con la generación que viene por detrás.

Mamá, yo lo estoy haciendo peor que tú, me doy cuenta. Tu fuiste la mejor! No tenías manual de instrucciones tú tampoco, lo sé. Yo ahora tengo menos paciencia, el trabajar nos hace ir corriendo a todas partes y el whatsapp nos hace perder la atención y la paciencia antes. Tu cerrabas la tienda a las 20h, cuadrabas caja, venias a casa a hacer la cena y no recuerdo un sólo grito en casa aún cuando el tiempo era escaso, y a veces hasta la caja que habias cuadrado era escasa. Nunca percibí los tiempos de penuria que me cuentas ahora que vivimos, porque yo era muy feliz a tu lado. Y siempre tuviste bonitas palabras para nosotros.

Te prometo mamá, que seguiré intentándolo. Seguiré acordándome de ti todos los dias, aún cuando ahora eres la sombra de lo que eras, sin memoria, sin ganas a veces de nada…te lo prometo mamá.

Sabes, ahora eres un desastre mamá…. lo que siempre habíamos criticado de la yaya lo haces tú sin darte cuenta: riñes a papá sin razón, a veces no te acuerdas de cocinar y a veces ni de cómo funciona el horno, ni la vitro, pero le echas la culpa a otro; apenas escurres la fregona (haciendo un chavisque! Palabra inventada por ti), como le pasaba a la yaya, ahora no ves la suciedad, con lo que tú has sido en casa! Soy yo la que te limpio a hurtadillas sin que me veas, como tú hacías con la yaya y ella se enfadaba. Y yo lo llevo muy mal todo. Quiero volver a tener a mi madre de antes, mi madre mi amiga, mi consejera y mi mejor compañera de tiendas, …. y lo llevo muy mal mamá. Caminas y te cansas, te cuesta concentrarte en las conversaciones y yo, como tú, intento echar la culpa a otro. Como si la culpa no fuera mía propia por no aceptar que son los daños colaterales de ser la pequeña de cuatro hermanos y los padres ya son mayores y que yo, por vivir mi vida independiente, tendré lo mismo con mi pequeña Vega cuando ella tenga mi edad. Y solo querré paciencia, comprensión, compañía y cariño.

Mamá TE QUIERO mucho y te echo mucho de menos. A veces lloro a escondidas sin que me veas porque me entristece mucho verte así, pero te quiero mucho mamá.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Niños especiales

Cuando son pequeños son maravillosos, amorosos, son perfectos si hay salud. Los problemas aparecen a partir de los 5 años, en nuestro caso han aparecido a los 8 y a los 11, uno con hipo actividad y el otro con hiper actividad. Entonces descubres que la vida “antes” era maravillosa porque ahora tienes muchos ratos de soledad, de preocupación y porque no, de hasta de llorar de impotencia. Quieres como madre protegérseles y pensar que no sean vulnerables en la vida, pero a la vez es muy difícil dirigir un tren que a veces se descarrila o va loco, y no tienes ni el manual de conducirlo, ni a veces, la paciencia para estar todo el rato calmando. 

Y entonces cuando pierdes la paciencia, tienes sentimientos encontrados, de rabia y de furia, por haberte fallado a ti misma en la promesa de darles lo mejor. Y volvemos al principio del párrafo. Te das cuenta de lo maravillosa que era la vida antes de los problemas. 

Pero aún con todo, que bonitos son nuestros niños. Yo, me los como a besos todos los días. Eso sí. 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La verdad sobre la maternidad

La maternidad no te hace ser mejor persona, pero sí es lo mejor de tu vida. Es el viaje de TU vida. Un trayecto imposible de contar, hay que vivirlo. Todo se queda corto. Extenuante a veces, que te preguntas cómo puedes aguantar y seguir con tu vida habiendo dormido tan poco, pero PUEDES. No sabes cómo, pero PUEDES. Es una historia de miedos, de remordimientos de conciencia, de perdón.

Miedo al parto, miedo a no saber qué hacer, miedo a los problemas de salud, miedo a cómo educar. Remordimiento de si castigo o perdono, si soy dura o soy demasiado blanda, de si hago lo correcto o no. Pero todo ello, ES LO CORRECTO, porque sólo tú eres madre y tomas las decisiones, entonces es cuando entiendes a tu madre y PERDONAS todo, porque entiendes lo difícil que es serlo, recuerdas que no hay libro de instrucciones por lo tanto, todos lo hacemos lo mejor que podemos, precisamente porque no supimos hacerlo de otra forma en ese momento.

También es la historia de la pareja, de ver cómo sufre el matrimonio, cómo vive en la montaña rusa del divorcio, subiendo y bajando la escalera de incendios y encontrándose en pocos encuentros amorosos. De las desavenencias, la disparidad de opiniones a la hora de educar. De preguntarse cómo podias estas tan enamorado y ahora opinar tan diferente de cómo educar o cómo sobrevivir con niños, o lo que es lo mismo, seguir viviendo con ellos. Es la historia de aprender una NUEVA convivencia, porque ya no puedes hacer los planes de antes, ni los horarios de antes.

La maternidad es el STOP de tu cerebro. Te quedas anclado durante años en el mismo año que diste a luz por primera vez, sin embargo ves el declive de tu cuerpo y no se entiende cómo pasan los años tan deprisa. No lo entiendo ! Porque me sale esa barriguita? 🙂

La maternidad es la novela de tu vida escrita en directo. Es una película vivida por dentro. Una película de amor, lágrimas, encuentros y despedidas de gente que sube al cielo. Es la historia de la vida. Pero sobretodo, es la historia de amor jamás contada.

La maternidad es encontrarse a sí mismo y echar de menos a tu pareja. Al amor juvenil y desapasionado. Es encontrarse con el amor en su estado PURO. Aprender a vivir dos veces.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Carta a mi hija en su 4º cumpleaños

Querida Vega,

A cuatro años de tu nacimiento, sigo pensando que eres un regalo de Dios, el tercero es un regalazo del cielo porque disfrutas de la maternidad en su versión 3.0, relajada, paciente, tranquila, con constante admiración y enamorada de la vida. Todo pliegue de tu cuerpo, toda minúscula célula que se aprecia en tu piel, las pestañas, las cejas….todo parece un milagro de Dios. Eres el amor en su versión más tangible, a cualquier hora nos regalas un abrazo, una sonrisa. Nos haces reir a todos. Y cualquiera que sea el mal día que hayas tenido, todo se desmorona a tus pies cuando vienes corriendo a la salida del colegio y estás deseando abrazarme. En cuanto llegan los padres a recoger a sus niños, tu cabeza sobresale por encima de los demás, buscando mi mirada, haciendo coincidir tus ojos con mis ojos. Eres lo más bonito de nuestras vidas, nuestro punto de color rosa, nuestra ternura y nuestra delicadeza. Tus hermanos te aman y se desviven por protegerte. Es admirable ver cómo te protegen y se preocupan por ti.

Vega, la quinta estrella que más brilla. Así es tu nombre y así eres tu en la vida real, un pedacito de cielo bajado a la tierra para deslumbrarnos con tu luz. Tus expresiones con la cara, ya no sólo con tus ojos, sino también con tu lengua de trapo nos hacen reir a todas horas. Frases que no sé dónde oyes, pero no podemos parar de sonreír a tu lado.

Gracias Vega por regalarnos tu vida y llenar las nuestras. Por llenarnos con tu luz.

Mi verdadero currículum vitae. Mis tres animalillos. El amor más profundo que hay. Eterno, infinito e incondicional.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Junio cumpleañero

Mi pequeño grandullón ha hecho 11 añazos. Me he ido a trabajar a las 7h para prepararle una merienda con sus amigos de sorpresa a las 15.30h. él no sabe nada…me siento ridícula preparándole algo sorpresa cuando todavía es tan pequeño pero había que levantarle el ánimo de cualquier manera porque su cumple caía en martes y no veía la forma de celebrarlo con sus amigos. Siempre estoy con extra labor de subirle el ánimo, es algo indeciso e inseguro.

Me he levantado a las 5.30h para tender una lavadora que me dejé programada ayer para que finalizara a esa hora, he puesto globos y guirnaldas por el salón, he preparado el bizcocho que terminé ayer de hornear a la 1h de la mañana. Batidos, vasos y velas para el cole todo preparado. He cogido morera para Vega, un pantalón para un amigo de Guillermo, las llaves para Álex….todo listo en la entrada!!! Creo que voy a morir algún día. Lo juro. Ayer a las 22.30h estaba cortando la hierba, poniendo una lavadora y haciendo el bizcocho famoso. Y a veces me pregunto, …..y aún quiero tener un huerto con gallinas?……y si tuvieramos perro, cómo lo haría ????…..cómo lo hacía antes? La semana que viene vamos a comprar un hamster o un conejo, jajajajaja…estoy loca de remate. Voy a morir, en serio !!!!

Pero qué bonita es la vida 🙂

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario